Inicio Liga Mexicana de Beisbol A 15 años del Sin Hit de Óscar Rivera

A 15 años del Sin Hit de Óscar Rivera

Mérida, Yuc. (leones.mx) 7 de agosto.- El 7 de agosto de 2005 es una fecha mágica e imborrable para Oscar Rivera, los Leones de Yucatán y el beisbol mexicano.

Con apenas 23 años de edad, el zurdo melenudo subió ese día inspirado al montículo del Parque Kukulcán y retiró en riguroso orden a los 27 bateadores que enfrentó, sin pasaportes, golpes o errores, para lanzar el primer Juego Perfecto en la historia de la Postemporada.

“Cuando sentí que todo se había hecho más grande fue en la octava entrada cuando salí del dugout y toda la gente empezaba a gritar mi nombre”, comentó el sonorense.

Y no se trató de cualquier juego, Rivera había recibido la responsabilidad de abrir ese séptimo y decisivo encuentro del primer playoffs ante los Guerreros de Oaxaca, a quienes superó 1-0 para convertirse rápidamente en el nuevo ídolo de la afición, y pieza clave de una generación de oro que le dio a los Leones dos finales seguidas y un título de la LMB.

“Éramos un equipo lleno de jóvenes y con mucha energía, todos nos apoyamos y nos sentíamos como una familia, sólo queríamos salir a jugar, divertirnos y ganar para darle muchas alegrías a los aficionados”, apuntó.

La única carrera que se registró en el juego fue obra del cuadrangular de Luis “El Rayo” Arredondo en la tercera entrada, y entre las jugadas más emocionantes que lo ayudaron a conseguir la máxima joya que existe en el beisbol fueron: la gran atrapada de Willie Romero corriendo hasta lo más profundo para degollar un batazo de Erick Rodríguez, y el dramático último out del juego donde Rivera puso en cuenta llena a José Montenegro para finalmente poncharlo.

En toda la historia del máximo circuito mexicano se han registrado sólo 11 Juegos Perfectos, siendo el primero de Ramiro Cueva lanzando con Laredo en 1953, y el último de Pascual Coco en el 2006 con Monclova. Ha habido uno combinado entre los pitchers de Tigres Francisco Maytorena, Héctor Manuel Díaz y Nicolás García en 1971; y el protagonizado en 2005 por Oscar Rivera, único hasta el momento en la Postemporada.