Inicio Mi Punto de Vista Cessa y el camino de siempre

Cessa y el camino de siempre

Después de la gran demostración que Luis Cessa tuvo el lunes por la noche ante los Orioles de Baltimore, me pregunto ¿qué más necesita hacer el lanzador mexicano para ganarse toda la confianza del timonel de los Yankees y mantenerse en el primer equipo?.

Si bien es cierto que los neoyorkinos están tapizado de jugadores estelares en todos sus departamentos, el veracruzano ha enseñado que tiene el talento y el nivel de las fulgurantes estrellas que predominan en el mismo como para merecer otro rol diferente y de un sube y baja de las menores a las mayores.

Cessa trabajó seis formidables entradas en blanco permitiendo apenas tres míseros hits, pero aun así no fueron suficientes como para eliminar o prolongar el “lanzas y te vas”. Inmediatamente después de su labor monticular que los condujo al triunfo, en combinación con el también mexicano Giovanny Gallegos, el cuerpo técnico de Yankees los regresó a ambos a la triple “A”.

Ese camino lo conoce Luis porque lo ha recorrido muchas veces. La única forma de tener mayor continuidad y garantía de formar parte de tan importante roster por semanas o meses tendría que darse por la vía dolorosa, es decir, una lesión de alguno de sus abridores estelares.

Cessa está joven (26 años) y registra 33 oportunidades de lanzar en el mejor beisbol del mundo. Pero establecerse se le ha dificultado, a raíz precisamente del cúmulo de talentos y estrellas que tienen convertido a los Yankees no solo en el conjunto con mayor poder ofensivo, sino en el gran favorito.

Supervisión. Directivos del club Cañeros de Los Mochis hicieron un recorrido por la zona donde se construye el estadio Emilio Ibarra”, acompañados de la empresa tapatía que ganó la licitación. Visitaron todos los rincones del inmueble que a simple vista registra entre un 40 y 45 por ciento de avance, cuando estamos exactamente a 94 días de cantarse el playbol en la Liga Mexicana del Pacífico.

Esos avances a simple vista no otorgan una certeza de que el inmueble estará listo para cuando los verdes entren en acción. Sin embargo, el responsable de la obra aseguró que para el “Opening Day” estará al 90 por ciento, y que el resto se terminará de construir en los días siguientes.

En ese cúmulo de dudas, preguntas y respuestas, nos dice el colega Jesús Alvarez Palafox que el presidente del club Joaquín Vega fue tajante al declarar que los Cañeros jugarán allí el juego inaugural “esté como esté” el estadio, y que nunca ha pasado por su cabeza la idea de buscar una sede alterna, como tampoco el disputar sus primeras series de locales en calidad de visitante, al estilo de Generales y Bravos en el verano.

Los trabajos de construcción se toparon algunas veces con pared cuando la constructora exigía los pagos en los plazos acordados. El estadio todavía conserva de pie unas áreas de gradas, pero eso no es un problema grande. Su campo está intacto, allí nunca llegó la mano de los trabajadores, y es esa parte del inmueble que le da más tranquilidad a Vega, quien también aseguró de que si hay necesidad de tener que jugar de día, por aquello de que el alumbrado no se logre terminar, lo van a hacer.