Inicio Mi Punto de Vista Un draft con pocas sorpresas

Un draft con pocas sorpresas

NACIONALES. Esta vez no hubo peces gordos como el año pasado cuando Marco Estrada y Geovanny Gallardo, ambos ligamayoristas, fueron dejados en libertad por los Cañeros de Los Mochis. El draft 2018 de la Liga Mexicana del Pacífico celebrado en Hermosillo, arrojó, sin embargo, algunas sorpresas en cuanto a material nacional.

Si acaso los nombres de Oscar Villarreal, Said Gutiérrez, Juan Salvador Delgadillo, Jesús Emeterio López, Tomás Solís y Luis Alfonso García transitaron en ese camino, pero con Solís encontrando rápidamente un lugar en el roster de los Yaquis de Obregón y García retenido por los mismos Naranjeros para hacer funciones de coach.

El primer jugador elegido se llama Víctor Juárez y se trata de un pitcher derecho que pertenece a los Toros de Tijuana. Más del 70 por ciento del material humano seleccionado son lanzadores.

Villarreal ya había brincado esa cerca el 2017 cuando los Yaquis lo soltaron y lo tomaron los Venados de Mazatlán. Esta vez los porteños lo pusieron sobre la mesa pero nadie levantó la mano por el ex ligamayorista, cuya debacle comenzó en aquella temporada con Culiacán donde sus relevos dejaron mucho que desear, a tal grado de que la afición se metió en serio con él y terminó dejando su función de cerrador.

Luis Alfonso tuvo pocas oportunidades el invierno pasado con Hermosillo, el equipo donde escribió grandes historias y hazañas. García fue relegado a la banca y sus esporádicas apariciones en calidad de emergente aceleraron lo que pudiera ser el fin de su carrera al menos en la Liga Mexicana del Pacífico.

Los Cañeros se desprendieron de un jugador emblema en sus últimas temporadas como es Tomás Solís. Pero los Yaquis consideraron que el zurdo tiene todavía fuerza en su brazo para sacar outs y lo tomaron en una quinta ronda, luego de sorprender a propios y extraños con la elección de Iker Franco quien había sido su receptor titular durante muchas campañas y al que enviaron a Tomateros junto con el “Fello” Amézaga en un cambio que involucró a Villarreal y Sergio Omar Gastélum.

Amézaga, a propósito, tendrá con Mazatlán la misma tarea para la cual fue rescatado Luis Alfonso García con Hermosillo.

Culiacán dejó de elegir después de la quinta ronda en la cual se inclinaron por Javier Mireles (Saltillo). Pero en el camino dejaron libre a César Tapia, el receptor que hace dos años se alzó con la corona de bateo en la Liga Mexicana de Verano jugando con Puebla, y cuyo título alentó las esperanzas de Tomateros por tenerlo desde arranque de campaña. Sin embargo, Tapia no fue ni la mitad de lo que mostró en aquel circuito y no terminó el calendario regular con los actuales campeones. Precisamente César fue sacrificado para darle lugar a Mireles.

Después de ellos los nombres de otros que causaron baja en los diferentes equipos no resultan tan conocidos o populares para la afición del circuito.

EXTRANJEROS. En el renglón de importados llamó la atención el regreso de Terence Marín a los Cañeros de Los Mochis, con cuya novena tuvo una extraordinaria temporada, en un draft donde después de la cuarta vuelta hubo poco interés por los clubes de sumar a estos jugadores que militan en la LMB.

Los Mochis fue el más activo en ese renglón, al inclinarse por Jonathan Jones, el jugador que hizo un swing y que dos ampayers cantaron como bola en LMB, jugada que terminó costándoles la chamba; Jayson Gurka, el ya citado Marín, el nicaragüense Everth Cabrera, Viosergy Rosa y Coddy Satterwhite. Después de ellos destacó Navojoa con Kyle Lobstein quien tuvo un temporadón con Puebla; Enrique Oquendo, Marc Flores, Luis Fonseca, Michael Crouse y Erik Aguilera.

Veremos a cuantos de todos ellos los registran en sus nóminas la próxima temporada, pues en ediciones anteriores hemos visto que a la gran mayoría los eligen solo para tener un respaldo y de quien echar mano cuando muchas de sus caras nuevas no funcionan.