HILLO-CUL, rivalidad que no se ha enfriado

EN LA ZONA DE STRIKE

Por: Héctor Meza B.

HERMOSILLO, Son.- Pasan y pasan los años, nos hacemos viejos, evoluciona la tecnología, hay gasolinazos, vandalismo de pena ajena, nuestro país tiene un gris presidente, tenemos Uber, teléfonos inteligentes, mejores estadios y muchas cosas más, pero lo que no cambia es el ambiente que se vive alrededor de una serie entre los Tomateros y los Naranjeros, sobre todo cuando es enero.

Esa rivalidad tiene siempre sus matices y detallitos que el aficionado no siempre ve, y en este 2017 ya hemos notado unas cuantas desde nuestra trinchera.

En Culiacán, por ejemplo, unas dos horas antes del primer encuentro de este playoff el señor Héctor Ley invitó a uno de los ampayers al palco que está pegado al dogout guinda.

¿Por qué?, pues resulta que durante la última visita de los Naranjeros en rol regular alguien se habría quejado de que en ese lugar (incrustado en la pared que aún es back-stop) había un monitor, y eso estaría siendo aprovechado por los guindas para notar las señas del receptor contrario. Ley entonces quiso que este árbitro constatara que no existía tal pantalla y, efectivamente, dicho aparato ya había sido removido. ¿Por petición de la liga, o por decisión del club local para evitar malos entendidos?, lo desconocemos.

Lo que sí sabemos es que esa TV ha estado en ese palco desde los tiempos de JM Ley, quien gustaba de ello para disfrutar de las repeticiones, y nunca nadie de otros clubes se había quejado.

Ahora, este tema de las repeticiones que ahora usa la LMP para apelaciones de los equipos ha sido particularmente tema de desencanto en ambos clubes en esta serie. Antenoche, por ejemplo, luego de que los umpires mantuvieran su decisión de decretar out en intento de robo a Maxwell León, el enojo fue más que evidente en la caseta guinda. León llegó repitiendo el “nunca me tocó” varias veces, y el coach Jorge Tellaeche les gritó de todo a los hombres de azul y casi se metía al terreno de juego. De hecho nos sorprendimos de que no lo expulsaran.

¿Y qué nos dicen de la reacción furiosa de Jorge Flores luego de que la tecnología revelara que efectivamente había corrido fuera del carril hacía la inicial, y por ello el tiro de Óliver Pérez (tras fildear el toque de pelota) lo había golpeado?.

Y anoche, ese swing que le decretaron a Lollis para el out 27 originó otra rabieta pero esta vez, digamos, colectiva. El bateador arrojó el casco furioso, ahora no sólo Tellaeche sino también manager y peloteros gritaban molestos, y cuando ya vieron que la protesta de Enrique Reyes no prosperaba (y de hecho nunca sería así porque los medios swings no son objeto de retos), a manera de ironía Lollis les aplaudía desde el dogout.

¿Quieren más?, por esas cábalas que nunca faltan, “sospechosismos”, humores o como usted guste llamarle, pero el manager Enrique Reyes ha dado la orden de que nadie, absolutamente nadie ajeno al equipo ingrese al vestidor ni antes ni durante el juego de esta noche. ¿Qué habrá notado o percibido el Che?

El caso es que, amigos y amigas, si usted creía que la rivalidad entre los dos equipos con más campeonatos en la LMP, y la pasión de sus encontronazos, se había enfriado, ¡qué va!.  Los dos equipos pelean a tope en un espectáculo de primer nivel y, ¿sabe qué?, mientras la sangre no llegue al río y entre ambos seguidores no haya violencia, este encono deportivo le da un sabor al caldo muy sabroso, ¿o no?.

TIPS….TIPS…

* Es evidente que tanto Naranjeros como Tomateros tienen sus problemas en el bullpen, pero sobre todo Culiacán cuando va perdiendo. No existe la seguridad de que ya no le hagan más carreras porque además el otro equipo también come, pero cuando está arriba en el score, digamos, del sexto inning en adelante, el panorama cambia con tipos como JR Noriega (con todo y que ha batallado últimamente), Óliver, Goforth (qué duro está el amigo ese), y Loop. Ah, y si Marte ya tomó su ritmo a juzgar por su recuperación mostrada anoche, la sonrisa de Reyes será más común…

* Esta mañana el presidente ejecutivo guinda, Héctor Ley, se reunió en el restaurant del hotel con toooodo el cuerpo técnico y el gerente deportivo Ray Padilla. Se colocaron en una larga mesa justo detrás de la que desayunábamos, así que mejor nos apuramos para retirarnos. Sentimos que había cosas que no deberíamos escuchar. Al cabo que el cafecito, el omellette sin huevo, la fruta seca y el “yogurcito” ya estaban en nuestro sistema digestivo…PLOP!!

* Ramiro Peña nos adelantó que si los Tomateros van a la Serie del Caribe, él también. Pero si su equipo no puede campeonar, la pensaría dos veces antes de aceptar ser refuerzo. El regiomontano, por cierto, nunca ha participado en un evento caribeño…

* El viernes el coach de 3B de los Naranjeros, Adulfo Camacho, calzó unos spikes de un color naranja de esos “mírame a fuerzas”, y desde la primera hasta la novena entrada un grupo de aficionados le dio un “carrillón” épico. Ah bueno, pues ayer, el “Cholo” ya usó unos de color negro normal pero los enfadosos no volvieron…Plop!

* En este mundillo beisbolero hay supersticiosos, o “muñequeros”, y los cronistas de radio de los Tomateros. Como ayer su equipo perdió, hoy seguramente harán durante el día las misas cosas que hicieron el jueves. Es decir, los estimadísimos Lenin Orduño y Pablo Grajales repetirán ropa, hora de salida del hotel rumbo al parque, entrarán por la misma puerta, tomarán lo mismo, saludarán a los mismos amigos o jugadores, se sentarán en el mismo lugar y así. Y del Uber que tomaron ayer, vale más que ni investiguen..¡ja! (chiste local)

Parte del folclore beisbolero que le da un toque tan único al estilo de vida de quienes amamos este bendito juego…

DIOS MEDIANTE NOS VEMOS, O NOS “ESCRIBEMOS”… EAMB

mezabeltran@hotmail.com