Inicio Mi Punto de Vista Las asistencias en inauguraciones

Las asistencias en inauguraciones

Arrancó la temporada de la Liga Mexicana de Beisbol en 8 de las 16 plazas, y con excepción de Monterrey, los promedios de asistencia a cada uno de esos escenarios tuvieron cambios muy drásticos luego del folclor que representan las ceremonias de inauguración.

Digamos que después de la sultana del norte y la casa de los actuales campeones Toros de Tijuana, el termómetro de entradas bajó considerablemente, lo que significa que, al menos en seis de esas ocho plazas, el ayuno de siete meses sin pelota profesional no confirma las supuestas expectativas del fanático por este circuito con todo y el nuevo formato de dos torneos cortos.

Sumados los 24 encuentros celebrados del jueves a domingo accedieron 173,428 fanáticos en sus parques, lo que representa un promedio de 7,226 personas –entre cortesías y boletos pagados- por juego, una cifra en la que se castiga a Tijuana y Monterrey en la dinámica de incluirlos en dicho cálculo, tomando en cuenta que sus asistencias estuvieron muy por arriba de esos guarismos porque son organizaciones que se cuecen aparte.

Los Sultanes por sí solos llevaron a 59,103 fanáticos a sus tres partidos, muy por encima de la convocatoria que tuvieron Campeche, León, Aguascalientes, Tabasco y el debutante Nuevo Laredo, que entre todos no pudieron superar la cifra del cuadro regiomontano, pues la suma de todos ellos arrojó 57,485.

Debe resultar preocupante desde ahorita que plazas como la de Rieleros, Piratas y Olmecas descendieron a más del 50 por ciento pasados la “calentura” por la inauguración. La caída más fuerte fue la de Aguascalientes y Tabasco. El primero, tras haber recogido 4,863 boletos de sus diferentes accesos al estadio “Alberto Romo Chávez”, para el segundo juego apenas sí ingresaron 1,245 seguidores, mientras que en Villahermosa a la apertura asistieron 8,132 pero en el tercer partido el descenso fue meteórico a 2,014.

En la capital del país, a la espera del nuevo estadio de pelota más confortable y con mayor capacidad, sus registros fueron también muy lastimosos en lo económico. Una ciudad con más de 25 millones de habitantes apenas fue capaz de captar a 5,012 aficionados en su primer partido, bajando a 4,375 para el tercero, que viéndolo de otro ángulo, el ingreso total de 15,150 representa el 0.00060 de su población.

El estadio Nelson Barrera de Campeche registró un lleno hasta las lámparas en la jornada inaugural con 6,684. Pero en los dos siguientes compromisos los registros fueron de 3,412 y 2,625.

Los Tecolotes de los Dos Laredos metieron casi los 5 mil espectadores por partido en una serie que ganaron por limpia. Habrá que ver las cifras de nueva cuenta cuando el equipo comience a perder, sobre todo en casa.

A partir de mañana martes entran en escena las otras ocho plazas, y organizaciones como Saltillo y Laguna que perdieron sus tres primeros juegos podrían tener asistencias más bajas todavía después del juego que pone fin al largo receso.

¿Sobrevivirán esos clubes con las cifras promedios señaladas en los dos torneos? Ya lo veremos