Inicio El Rincon Beisbolero Lo que dejará MLB en Monterrey

Lo que dejará MLB en Monterrey

 

FIESTA– Llegó a Monterrey el espectáculo de las Grandes Ligas, el bien llamado mejor béisbol del mundo. Se festeja como debe festejarse el arribo de los grandes espectáculos a cualquier ciudad del mundo y se debe celebrar como cuando llegan la Fórmula 1 de automovilismo, un juego de la NBA o de la NFL. Que si nos apuran tantito, como poder ver al ballet Boshoi de Rusia.

Ojala y que el clima respete al gran evento luego de que los pronósticos auguran que podría haber algunos contratiempos en materia meteorológica, con aguaceros que esperemos Tláloc programe a horas diferentes de las que se pactaron para los tres choques.

Más allá de antecedentes y de ese pasado que algunos visten de “glorioso”, lo de hoy es saber que el gran atractivo para la audiencia mexicana es la presencia de Christian Villanueva, el naciente pelotero nativo con tintes de “estelar” y que para gran sector de la fanaticada casera resulta poco conocido.

Recordemos que Villanueva es producto nato del béisbol de USA, “hecho”, desarrollado y forjado en el vecino país y a quien solamente se ha visto actuar en territorios de la Liga Mexicana del Pacífico con el uniforme de los Yaquis de Ciudad Obregón.

Eso sí, el gran atractivo lo es el poder pelota nivel Grandes Ligas, que los muchos seguidores de los Dodgers de los Angeles los vean en acción y que tal vez por el hecho de que Villanueva esté con ellos, haya quien aplauda a los Padres de San Diego.

Ante todo, atestiguar el “big show”.

LEGADO– Sobre los detalles de lo que vaya a ocurrir tanto en lo deportivo como en lo que lo rodea (eso que llaman “color”), está el tema acerca de los posibles impactos que deje esta serie ligamayorista en México. ¿Cuál será el legado, cómo medirlo?

Ya se sabe que de entrada, el ente ganador son los Grandes Ligas. Desde la taquilla hasta el “merchandising”, áreas de interés para MLB y que se afianzan cuando se realizan eventos como éste. “Les llevamos el producto para que más se consuma y más nos consumas”. La tesis no es mala.

Porque ya en números duros, no se alcanzan a percibir beneficios directos para el béisbol mexicano, al menos no en el corto plazo.

Siempre traemos a colación aquella insistencia en llevar juegos MLB a Puerto Rico y pronto se vieron los efectos: la casi extinción de la liga profesional de la isla.

Claro está que aparece lo de la emulación, el acercamiento de niños y jóvenes a peloteros estelares y los etcéteras que se le sumen. Fuera de eso, a rascarle para encontrar las buenas razones.

DECAIMIENTO– Mientras, en la víspera, la Liga Mexicana de Beisbol viviendo una semana de pesares y arrastres de cobija. Las asistencias marcadamente a la baja justo en la recta al final del torneo de apertura, entradas realmente pobres cual si se quisiera dar a pensar que la gente estaba en espera de la llegada de los juegos de Grandes Ligas.

La cuestión es preguntarse si este escenario no es también víspera para el torneo de clausura, esencialmente en las ocho plazas que no tendrán liguilla. Ya decíamos que se alcanzan a ver los más firmes candidatos para quedar eliminados (a los cuales se acaban de agregar los Pericos de Puebla) y queda poco margen para que las cosas den un vuelco.

Todo, reiteramos, en la víspera.