Inicio Sin categoría “Mi carrera no ha sido fácil”: Pancho Campos

“Mi carrera no ha sido fácil”: Pancho Campos

Por: HÉCTOR MEZA B.                    Fotos: Flavio Córdova

CAMPECHE, Camp.- Con más de 2000 ponches y casi 200 victorias (hasta la pausa del Juego de Estrellas le restaban 8) en la LMB, y cualquier cantidad de récords en chocolates en la LMP donde crió gloria con los Venados, Naranjeros y Tomateros, Series del Caribe, un par de Sin Hits Ni Carrera (uno en cada liga), Francisco Campos está listo para su nueva faceta como coach en la Liga Mexicana del Pacífico luego de una carrera más que brillante.
En una larga pero amena charla con STRIKEOUT junto a su locker en el vestidor de los Piratas de Campeche, un día antes del Juego de Estrellas, “Pancho Ponches” se abrió de capa y tocó con su particular estilo cada uno de los temas abordados, con humor o seriedad según fue el caso, pero siempre con esa satisfacción de alguien que ha sido un triunfador.

IMG_9904
Un día después, el sonorense se convirtió en el pitcher líder de todos los tiempos en participaciones en Juego de Estrellas, y en el número uno en aperturas, con 9.
Mientras para LMP ya su responsabilidad será como coach de bullpen con los Tomateros, en LMB desea retirarse una vez que alcance ese par de cientos de triunfos.

¿Cómo autocalificas lo que ha sido tu carrera?
“Pues, no me gusta ser vanidoso de lo que hecho en mi carrera, eso se lo dejo a quien me ha visto, pero lo que sí te puedo decir es que ha sido larga gracias a una gran entrega. Créeme que no ha sido fácil porque he tenido altas y bajas, lesiones, pero he sido una persona muy ‘luchona’ y gracias a Dios me mantengo activo desde 1993, creo que es algo que muy pocos peloteros pueden presumir y yo le doy gracias a Dios porque hasta esta campaña he tenido que parar en medio de una temporada (por una fractura en un dedo), eso es algo que nunca antes me había pasado, por eso digo que lo que he conseguido en mi trayectoria no ha sido por obra de la casualidad, sino producto de mucho esfuerzo y dedicación, algo que mucha gente que a veces no mira.

¿Nunca antes pasó por tu mente irte el beisbol o al menos retirarte de los diamantes?
“Fíjate que no porque lo sigo disfrutando, tal vez el día que me harte a lo mejor me pasará por la cabeza. Ciertamente a nosotros el beisbol nos ha dado mucho, pero también nos ha quitado otro tanto, cosas que el ciudadano común sí tiene, entonces es como un balance. Por ejemplo nos perdemos Día de las Madres, del Padre, Navidades, Año Nuevo, graduación de un hijo, o un evento de otro que baile, o que juegue, algo así, todas esas cositas nos las limita, pero también nos da otras que nos motivan”

IMG_9897

¿Podrías enlistarnos, no se, unos cuantos momentos inolvidables?
“Las cosas que más rápido se me vienen a la mente serían aquel campeonato aquí con los Piratas en el 2004, los 18 ponches en un juego en la LMP (contra los Tomateros), el título con Culiacán sobre todo por esa semifinal inolvidable contra Mexicali y por haber cerrado con broche de oro la historia del estadio Ángel Flores… son cosas que no se me borrarán nunca. Además tengo un Sin Hit Ni Carrera en LMB contra Puebla, y otro en LMP con los Tomateros, combinado ante los Águilas, junto a Salvador Valdez y Óscar Villarreal”

Si un día resultas electo al Salón de la Fama y te piden donar una camisola, ¿la de qué equipo elegirías?
“Pues, gracias a Dios tengo de todos los clubes que me han dado trabajo, he procurado ir guardando al menos dos de cada temporada, pero pienso que la que donaría, por la imagen que he tenido, sería la de Piratas de Campeche porque aquí empecé incluso como catcher. Estamos hablando de 24 temporadas ya con este equipo que me marcó, y creo que sería lo ideal.
En el Pacífico conservo tremendos recuerdos de los Venados, con Naranjeros fueron 3 temporadas, pero al que le tengo especial cariño a los Tomateros pues fueron con ellos mis últimos 6 años en aquella liga de la que puedo presumir igual grandes números, muy bonitos recuerdos con solamente tres equipos, y tres grandes, y otra cosa: fui campeón con cada uno de estos”

Tus mejores años en LMP fueron con Mazatlán, y no somos pocos quienes te visualizábamos retirarte con ese uniforme, luego en un puesto en la oficina o cuerpo técnico, pero no fue así, ¿a ti te hubiese gustado?
“Desde luego que sí, pero uno está expuesto a eso y no puede ‘casarse’ con un sólo equipo. La verdad, yo estaba muy renuente el día que me cambiaron a Los Mochis, equipo al que nunca fui porque no nos arreglamos económicamente, entonces, sí claro que me habría gustado retirarme con Mazatlán, uno se encariña con la afición, pero por la manera en que salí, que fue muy molesto para mí, en ese entones Jesús “Chino” Valdés y un señor de apellido Martínez ni siquiera tuvieron la cortesía de decir, no se, ‘Pancho, gracias por haber estado con nosotros, por exprimir tu brazo aquí (ríe) y darnos varios triunfos”. No. Desgraciadamente no fue así y pues yo agarré coraje, rencor, me envenené la mente contra un club que me dio mucho, pero ahora han cambiado las cosas, miro todo más tranquilo, lo digiero mejor, gracias a Dios he tenido el cobijo de una organización como Tomateros de Culiacán que me ha brindado toda, pero toda la confianza del mundo. Me tocó trabajar con don Juan Manuel Ley a quien le quedé muy agradecido, Ray Padilla que siempre tuvo conmigo una comunicación muy grande, fue muy derecho y leal. Esos detalles marcan diferencia, es decir, con Culiacán nunca hubo lo que en otros equipos sí.

Estas por iniciar un nueva faceta dentro del beisbol en la LMP, la de coach (de bullpen), , ¿cómo estás ante esto?, ¿te sientes como un novato o te fuiste preparando?
“Desde luego que estoy emocionado, ¡no como un novato (ríe de nuevo)! pero a estas alturas siento que viví lo suficiente como para entender lo que es el beisbol profesional, los jóvenes y sus mentes, y es apenas el primer paso hacia lo que quiero lograr que no es precisamente coach de bullpen, yo aspiro a manejar un equipo, posteriormente involucrarme en una gerencia porque me gusta eso de armar equipos, de buscar piezas necesarias para que un conjunto procure quedar campeón y siento que tengo los contactos, las relaciones, para usarlas en un momento dado”

IMG_9889

¿Cuál habrá sido el bateador, o los dos más complicados de dominar en tu carrera?
“Mira, me tocó lanzarle a Matías Carrillo que para mí ha sido uno de los jugadores más completos de nuestra pelota, quizá no en el mejor momento de su carrera, que si hubiera sido así, lo hubiera ‘soñado’ un poco más (ríe). Otro sería Óscar Robles porque ese amigo rara vez le hace swing a pitcheos malos y en cualquier descuido te da un buen batazo”

¿Cómo ha sido para tu familia ‘lidiar’ con todo lo que exige tu carrera por más de 2 décadas?
“Pues se ha adaptado, no ha tenido problema, ha sido parte de esta aventura y ha cabalgado junto con un servidor. Es decir, ese aspecto para mí no ha sido nada difícil”

A Guaymas, donde naciste, ¿has vuelto?, ¿qué extrañas de tu tierra?
“¡Eso sí ha sido difícil, pa’que veas. Allá está mi madre, una hermana, mi hermano está en Monterrey, mi padre falleció en el 2001 pero todos los parientes míos están allá y sí ha sido un poco distante el trato porque, es de lo que te decía hace rato de las cosas que te quita este trabajo. Yo voy cuando termina la temporada de LMB y en cada chanza tengo cuando estoy en LMP que toca gira por Hermosillo, y cuando acaba la LMP, es decir, dos veces al año estoy en Guaymas, una ciudad a la que le guardo gran cariño, incluso una calle lleva mi nombre, ahí tuve una infancia demasiado beisbolera, tuve chanza de ver pelota profesional ahí con los Ostioneros, mi casa está muy cerca del estadio y cuando jugábamos en la calle decía que era Alonso Téllez, y los que eran zurdos decían que eran Matías Carrillo, los lanzadores decían que eran Vicente Romo o Eleno Cuén. Así empecé a soñar lo que ahora soy y que sería Dodger porque estaba la “Fernandomanía” a todo lo que daba”

¿No aparecen en tus planes regresar a vivir a tu tierra?
(Tarda unos segundos en responder,) “Podría ser, nunca debe uno decir nunca (sic), pero no lo tengo contemplado ahorita”

¿Tienes verdaderos amigos en el beisbol?
“Claro que sí, de hecho en la cena de gala me asignaron una mesa diferente pero me senté junto a Pablo Ortega, quien es mi compadre y somos grandes amigos, pasamos horas pescando. Otros compadres son Sabino Loaiza, Roque Sánchez, Marco Antonio Guzmán, Alberto Cañedo, Roberto Saucedo, Pablo Joel Ochoa, Juan Cerros, Nelson Barrera (qepd) era mi compadre, su hijo, Nelson Jr., es mi ahijado, la verdad es que el roster que tengo de grandes amigos es muy extenso y no quiero sentidos (ríe), pero es de las cosas que le agradezco al beisbol”

¿Qué sientes que te hizo falta en tu carrera?
“Jugar en Grandes Ligas aunque tuve la oportunidad, pero te remarco que eso nunca me ha quitado el sueño. Estoy contento con lo que hemos intercambiado este deporte y yo, pero te mentiría si dijera que no me hubiese gustado llegar a Ligas Mayores, ¡claro que me hubiera encantado!, pero Dios sabe porque hizo las cosas así. Tal vez si me hubiera quedado en EU no habría disfrutado la carrera que he tenido acá, tan bonita, llena de premios, y estoy seguro que tenía el talento para hacer algo bien en Estados Unidos pero sólo faltó que me lo permitieran”

¿Estás bien en todos los sentidos, incluido, claro, el financiero?
“Sí, gracias a Dios y a mi trabajo. Pudiera ya dedicarme a la casa, tranquilo, pero no es eso lo que quiero. Esto del beisbol te empalaga, es como un vicio que no quieres dejar, te apasiona y no puedes vivir sin él. Quien me diga lo contrario, miente. Se nos hace difícil desprendernos de esto que nos ha visto nacer, nos ‘pica’ la casa, he hablado con cantidad de peloteros ya retirados y me dicen ‘¡cómo extraño este ambiente!’ Y en mi caso, por ejemplo, me gustaría eso de analizar juegos, narrar, me siento preparado para ello, o sea, el caso es seguir en este mundo que me apasiona”