Inicio Grandes Ligas “Mi cuerpo ya no funciona, y no hay pasión”: Jaime García

“Mi cuerpo ya no funciona, y no hay pasión”: Jaime García

Luego de una carrera que incluyó 10 temporadas en las Grandes Ligas y un anillo de Serie Mundial, el lanzador tamaulipeco Jaime García anunció este miércoles su retiro como pelotero profesional tras ser eliminado con los Naranjeros de Hermosillo en los playoffs de la Liga Mexicana del Pacífico.

Con apenas 32 años de edad, pero varias cirugías en su cuerpo (torácica, de hombro, entre otras), García reveló que su partida de los diamantes se debe a que físicamente no se encuentra bien, pues además su brazo requiere una nueva operación, y la pasión por el juego desapareció.

“El día de hoy estoy tomando una decisión en mi vida, en mi carrera, que ya tengo tiempo pensándolo, es algo difícil para mí decirlo, pero estoy preparado. El día de ayer fue el último día que me puse un uniforme como profesional”, dijo García, quien dejó un récord de 70-62 con 3.85 de carreras limpias en 10 temporadas en las Mayores, donde vistió las franelas de los Cardenales de San Luis, equipo con el que ganó la Serie Mundial en 2011, Bravos de Atlanta, Mellizos de Minnesota, Yanquis de Nueva York, y Medias Blancas de Chicago.

“Ya cuando llega el punto de que tu cuerpo no funciona y a la vez la pasión no está, ya no hay pasión, no hay nada, y lo haces nada por un negocio, y porque a través de este trabajo yo he podido bendecir a miles de personas, no nada más en el tema financiero, también en el tema mental, espiritual, eso era mi roca, lo que mantuvo los últimos cuatro años”, agregó, quien junto con Fernando “Toro” Valenzuela son los únicos pitchers nacidos en México que han abierto juegos en Serie Mundial.

¿Cómo se va Jaime García del beisbol?

“Con todo lo que ha pasado no puedo estar más agradecido con Dios por darme la virtud, la habilidad, el corazón, las ganas, la mentalidad de lograr lo que he logrado, a pesar de que he estado prácticamente lesionado toda mi carrera, hasta el momento que llegué aquí mi brazo no quiere funcionar de la menor manera, me siento un poco mal por no haber podido ayudado al equipo como hubiera querido”.

“Lo que he logrado no lo pude haber imaginado, porque desde hace 14 años que llegué aquí (Naranjeros de Hermosillo) ya sentía mucho dolor en mi brazo. Siempre me enfoqué en mi proceso, tener claro lo que represento y a quien represento”.

Por último, García reconoció que se va del beisbol profesional convencido de que dio lo que tenía que dar en su carrera, y que a pesar de las lesiones o dolores que inundaron su trayectoria, siempre trató de dar lo mejor para sus equipos.

“Me voy de este juego que me ha dado tanto, de este deporte que me ha bendecido tanto, sabiendo al 100 por ciento que di todo lo que pude. La verdad que no quedó nada que pudo haber hecho mejor o dado mejor de mí, para lograr mejores resultados o para ayudar a los equipos en los que he estado. Por cuidados, por ganas, por sacrificios no quedó, entonces eso me ayuda a retirarme. Me da la paz mental de decir ‘di todo lo que podía’”, finalizó.