Inicio El Rincon Beisbolero MLB y la coartada perfecta

MLB y la coartada perfecta

Beisból Mexicano
Beisból Mexicano

VÍSPERAS– En justo apego a lo que es hoy el llamado “beisbol moderno”, el inicio de la campaña 2019 de las Grandes Ligas ha sido señalado por los muchos jonrones y los muchos ponches, nada fuera del guion que se escribió desde hace algunos años. Por su parte, y no es contraste el inicio de la temporada 2019 de la Liga Mexicana de Beisbol se dio bajo la polémica creada por la liebre con alas que parece ser la pelota “Franklin”.

En las Mayores, la espectacularidad del batazo largo como “gancho” para jalar multitudes, el asombro ante la distancia que recorre la esférica y que se adereza con las estadísticas que persiguen el “wow” como respuesta: velocidad de pitcheo y el swing, ángulo, parábola… y demás yerbas en boga.

En México, lejos de todo eso, el atentado contra el equilibrio del juego. Apenas tres juegos por equipo y ya algunos marcadores como para levantar las cejas (22-10 en Puebla, los scores en León) que ponen a pensar que no todo es que algunas plazas sean “aptas para el bateo”.

Nos parece que la LMB tendrá que empezar a buscar los asteriscos necesarios y suficientes para colocar al lado de algunas cifras que devendrán de esta temporada, tanto de nivel colectivo como individual. Lo mismo “positivas” que “negativas”, en bateo como en pitcheo.

Y que si unimos los dos temas, la LMB tendrá la coartada perfecta: “en Grandes Ligas, la Rawlings vuela, ¿por qué en México no lo debe hacer la Franklin?”. De la calidad final del producto luego hablamos.

ESCONDITE– Alcanzamos a percibir que este año la LMB le ha bajado una rayita al volumen y que contrario al año pasado, en que la estridencia de gritar que eran una liga “ampliamente difundida” hoy queda en apenas esbozos de intentos por acaparar espacios en medios.

Se entiende que los 16 clubes busquen beneficios muy propios, que alcancen acuerdos con estaciones locales de radio y TV que les garanticen pagos de derechos y que esto no mueva a más. Es decir, que la liga no promueva que su producto compartido (de las que los equipos son pieza esencial) se “muestren” a nivel nacional, que la LMB no intente siquiera que el producto se ventanee al menos a nivel nacional.

A nuestro ver, la LMB este año se ha agazapado, ha contraído su estrategia de sonoridad en medios y deja que cada uno de los clubes integrantes se rasque con sus uñas. ¿Dónde quedó aquellos convenios con TV Azteca, Facebook? ¿Cómo es que ahora se pueden ver dos (2) juego a la semana y GRATIS por “Cinépolis Click”?

Y hay que traer a valor presente que al menos en Estados Unidos, la edad promedio del seguidor del béisbol es de 57 años de edad, muy lejos de la edad del “milennial” y muy lejos de ser una generación asidua al uso del internet.

HONOR– Siguen brotando los buenos comentarios que nacen por la obra del Salón de la Fama recién inaugurado en Monterrey por cuanto a lo que aporta en cuestión arquitectónica y su distribución museo gráfica. Lo que falta es ver su operación “deportiva” y con esto nos referimos a que se definan los “cómo” se va a ir nutriendo de nuevos inmortales, de su proceso de selección y elección.

No ha surgido aún versión alguna de si integrarán un comité elector o si serán nominaciones “directas”, si es que se va a respetar lo elegido hace años que no se ha realizado la ceremonia de entronización (“Toro” Valenzuela como estrellas de la generación) y si es que para este 2019 habrá proceso para elegir nuevo integrantes del salón.

Y es que se vale preocuparse desde ahorita porque no vaya a ser que siendo un salón “privado”, obra y legado de Alfredo Harp, los “Pepe Grillo” que pululan busquen agradar agandallando y buscando quedar bien, empiecen con nominaciones “dirigidas” que busquen adornar los “épico”, “referente”, “ícono” que hoy utilizan como agua de uso.

Vamos, esto es un “aguas” por aquello de que más tarden acusen de que se anticipó el “se los dijimos”.