Inicio Mi Punto de Vista Murillo y su baja productividad

Murillo y su baja productividad

La pésima primera vuelta que tuvieron los Charros de Jalisco terminando en séptimo lugar mucho se atribuyó a la ausencia por lesión de Japhet Amador, su cuarto cañón. El gigante de Mulegé hacía una dupla con José Manuel Rodríguez para cargar con todo el peso ofensivo del conjunto tapatío, que ahora mismo juega los últimos partidos de este segundo giro bajo la sombra de la eliminación.

El “Manny” es un hombre acostumbrado a mantener regularidad en su bateo y fildeo. Muchas veces ha hecho suya esa responsabilidad, desde que la franquicia estaba en Guasave.

Pero con la desaparición de Japhet por las razones arriba explicadas, cualquiera pudo haber pensado que la ausencia de Amador no podría pesar tanto teniendo el equipo a un jugador del calibre de Agustín Murillo. Sin embargo, el tijuanense no ha sido ni la sombra del temible bateador con el que todo mundo lo identifica, además de su excepcional trabajo con el guante.

Murillo está teniendo una temporada sin cuadrangulares, muy raro en él. Pero no solamente eso. Su baja cuota en imparables (41) y carreras producidas (12) hasta después del juego de Navidad, son números bastante fríos para un jugador elite.

¿Acaso ya le estará cobrando factura sus 14 años en esta pelota invernal? o ¿Su anémica productividad tendrá que ver con el extenuante trabajo en verano?

En toda su carrera Agustín ha tenido tres temporadas con doble dígito en jonrones. En su debut con Mexicali (2004) donde apenas alcanzó siete turnos, y aquella temporada del 2015 con Charros en que una lesión le permitió jugar solo una tercera parte del calendario, han sido las únicas en la que su departamento de jonrones ha quedado en cero.

Como consecuencia de sus fríos números, con los Charros este año no ha tenido una posición fija en el orden al bat. Su crisis ofensiva ya lo ha llevado a tocar casi fondo como octavo.

Murillo siempre ha sido material de refuerzo las veces que su club se queda en el camino o es eliminado en postemporada. Pero la película tal vez ya no se repita. Su aportación con Charros lo está alejando de esa posibilidad…. y tal vez hasta de los diamantes, porque ya carga con 36 años sobre su espalda.

CERRADA PELEA. Jasson Atondo ha bajado su ritmo de bateo en los últimos cinco juegos, y eso lo ha obligado a perder la considerable ventaja que tenía sobre su compañero Francisco Peguero, en la batalla por la corona que podría convertirlo en el primer jugador de la historia en ser champion bat y (muy posible) Novato del Año.

La dupla naranjera amaneció el miércoles compartiendo el liderato lo que provocará en estos cinco partidos restantes una batalla interna muy fuerte entre ellos. Pero si por allí ambos jugadores se descuidan, Víctor Mendoza (Mayos) podría darles tremenda sorpresa. El jugador de la tribu está 20 milésimas atrás.

En esa lucha también estaría involucrado en estos momentos Luis Alfonso Cruz, no haber sido por aquella lesión en la mano la noche del 18 de diciembre en Navojoa. El “Cochito” tiene un .330 de promedio que tal vez hubiese aumentado de no haberse perdido los últimos seis encuentros.

Su regreso en esta recta final todavía no está clara. Y de hacerlo, ahora tendrá que luchar no solo para aspirar a esa eventual corona, sino primero a reunir los turnos oficiales ya que ha salido del top ten por esa causa.