Inicio Liga Mexicana del Pacífico “No fue un día fácil”: Benjamín Gil

“No fue un día fácil”: Benjamín Gil

Jugar a cientos de kilómetros de Culiacán, donde radican temporal o de forma permanente las familias de la gran mayoría de sus peloteros, ayer no fue fácil para los Tomateros.

De acuerdo al manager Benjamín Gil, desde el primer momento de la situación harto conocida se mantuvieron en contacto con sus seres queridos y orando por un restablecimiento del orden.

”No fue un día fácil, sobre todo para los compañeros que tienen a sus familias allá”, dice el timonel vía telefónica (manos libres) en pleno viaje de regreso por carretera desde Ciudad Obregón.

”Obviamente hablamos con los muchachos, tocamos el tema e incluso les permitimos tener, por esta ocasión, sus celulares a la mano para que estuvieran en contacto con sus familias” añade.

Con todo lo que circulaba en las redes sociales, la psicosis y las imágenes en noticieros, Gil valora en gran forma el profesionalismo de sus peloteros en el terreno de juego.

”Ellos salieron al campo entregados como cada juego, digo, las cosas no salieron como queríamos en el score pero mis jugadores dieron todo de sí y eso es algo que respeto y agradezco porque no es cómodo trabajar con un entorno, para tu gente en casa, de incertidumbre”, dice.

El manager explicó que lógicamente, por la situación, el equipo decidió quedarse a dormir en Obregón y no tomar carretera después del juego como estaba previsto.
“En lo personal jamás había vivido algo así, y me pesa por Culiacán. Es una bella ciudad, con gente muy valiosa que nos ha dado mucho cariño y, la verdad, espero todo vuelva a la normalidad rápido”, finaliza.