Inicio El Rincon Beisbolero El “plato fuerte” despreciado

El “plato fuerte” despreciado

LIGUILLA– La liguilla en curso correspondiente al torneo de apertura 2018 de la LMB ha quedado lejos de ser visto como el “plato fuerte” del ciclo y discurre a su final por lo que aparente ser el menosprecio del aficionado. O es desdeño del público o ese reacción ante lo que se acusa ha sido un aumento desmedido en los precios de las entradas.

Esto último al menos ayuda a entender el por qué los dueños de clubes aceptaron la propuesta de Javier Salinas de las dos temporadas al año, esto es, porque en ella había la promesa de bondades económicas, de (presuntamente) “ganar más dinero”.

Eso a instancias de que se ofrecía más de lo mismo, sin grandes cambios y con muy pocas expectativas de que el escenario de “los mismos” pudiera dar una vuelta. A la postemporada llegaron los mismos que llegarán en el torneo de clausura, los eliminados serán los mismo así los efectos prometidos de “más ganancias” serán para 8 equipos, con los otros 8, los eliminados, aplaudiendo desde lejos.

Por eso es que ahora no pueda existir desaliento máximo en Aguascalientes, León, Monclova y hasta en la ciudad de México. Ya vendrá la segunda temporada 2018, el torneo de clausura, y puede que lo que en Junio no se logró se logre en Septiembre-Octubre.

INDEFENSOS– Una serie concluyó el domingo y dos de las otras tres el lunes. Así de plano y lineales, como si la invocada “competitividad” se hubiera ido de vacaciones.

Toros de Tijuana despacharon en cuatro juegos a unos decepcionantes Rieleros de Aguascalientes que estuvieron lejos, pero en serio, de ser fuertes sinodales para la escuadra fronteriza. No fue una buena liguilla para el cuadro hidrocálido a los que hace falta un pitcher abridor.

Nadie que se sorprenda porque los Leones de Yucatán eliminaron a los Bravos de León, en los que nos parece la serie más desnivelada de esta liguilla.

También no es sorpresa que los Sultanes de Monterrey estuvieran cerca de la final de zona, aunque estos van a un sexto juego.

Y al menos para nosotros, lógico también que Tigres eliminara a unos Diablos Rojos que lo dijimos en la víspera, no contaban con el pitcheo para estar en esas alturas. Los felinos llegaron a la postemporada con una muy buena rotación con la que los Diablos iban a batallar: Henderson Alvarez, Barry Enright, Javier Solano y Pablo Ortega. Así lo ha sido.

MAQUIAVELO– Mientras caminan los playoffs veraniegos, en Tabasco y Oaxaca descubrieron que las malas campañas de Olmecas y Guerreros encuentran su razón de ser en los managers así que procediendo en consecuencia, decidieron despedir a “Houston” Jimenez y a José Luis Sandoval.

En preparación para el torneo de clausura podrán conseguir los reemplazos pero permítanos dudas de que un nuevo timonel provoque cambios drásticos. Al menos nosotros creemos que ambos rosters no tienen con qué aspirar a mucho en este 2018, a menos que Salinas nos convenza de lo contrario.