Inicio Últimas Noticias Una conexión hasta el cielo…

Una conexión hasta el cielo…

Cuando el outfielder Jonathan Jones llegó al beisbol mexicano en 2016, vía entonces Vaqueros Laguna, nunca  imaginó que la vida le pondría enfrente a un pequeño ser humano que, primero, lo eligió como su ídolo y luego como su luz desde allá arriba… allá donde los querubines se la viven rodeando a Dios.

Es la historia de un “click” entre dos peloteros con marcada diferencia de edades, pero cuya amistad perdurará por siempre, y a pesar de que José Roberto Cota Fierro (Tito) partió hacia los brazos del Señor el pasado 10 de octubre, luego de salir del estadio Emilio Ibarra Almada al concluir un juego amistoso de sus amados Cañeros.
Un trágico accidente marcó la vida de sus padres Roberto, Lourdes, sus hermanitos Nathalia y Luis Pablo… y de Jones.

LA COMUNIÓN

Un día, en Torreón, Robertito le confesó a su padre Roberto Cota (directivo de los Vaqueros) que Jonathan era su ídolo porque “el nombre Jonatan Jones le sonaba como el de un pirata”. Pero además él ya jugaba pelota  y obviamente se identificaba con su estilo.

Roberto padre entonces se lo presentó y desde el primer momento hubo un “chispazo” tan potente que el pelotero pedía videos del niño jugando para poder darle consejos, y le mandaba audios con mensajes de aliento.

Cosas del beisbol y del destino regresaron a Roberto papá a la oficina de los Cañeros, el equipo de su tierra, obvio a la familia junto con él y, curiosamente, el norteamericano fue fichado por el club esmeralda en la campaña 2018-19. ¡Eso puso feliz al chamaco!

“Iba a todos los juegos a verle, bajaba al dogout a saludarlo. Había una amistad muy especial ya. Comíamos juntos en ocasiones y hasta en inglés se hablaban, mi hijo estaba muy emocionado porque Jonathan jugaría este año de nuevo con Mochis y me decía que quería desayunar una vez más con él”, evoca Roberto Sr.

Desafortunadamente esa nueva cita no pudo concretarse. Tito partió antes, pero Jonathan quiso honrar su amistad y por ello acudió al homenaje In Menoriam que el equipo de beisbol del niño le realizó. Fue un momento muy emotivo para la el jugador, la familia y los compañeritos.

SU HOMENAJE

Esto escribió en sus redes sociales el jugador cuando Tito falleció:

“Mi hermano, José Roberto Cota Fierro.

Qué niño tan increíble. No sé por qué querías ir a almorzar conmigo. ¡Yo quería ir a almorzar contigo!

Fue un honor conocerte y saber más acerca de ti. Muy inteligente y divertido.

Siempre haré lo mejor que pueda para hacerte sentir orgulloso y poder seguir siendo tu jugador favorito.

Te amo hermano #Zerob121 Descansa en paz”.

Por ello, ustedes ven en las gorras de Jones, en este Premier 12, escritas con plumón las iniciales del nombre de Robertito (JRCF).

Es el relato de un par de amigos que, (ustedes quizá no lo crean), se ven, se huelen, se saludan, se sonríen, se aplauden, la “chocan” y hablan de beis. Ese bendito idioma que tanto    bien hace a las almas buenas.

Un día volverán a reunirse, y gritarán ¡playbol! en la eternidad…

“Un barco frágil de papel parece a veces la amistad, pero jamás puede con el la más violenta tempestad, porque ese barco de papel tiene aferrado a su timón… ¡un corazón!

(ALBERTO CORTEZ)